Entradas populares

El amante

En su refugio, el amante acecha sumido en las sombras. En el exterior, un caos terminal ruge y tiembla. Latidos mecánicos de luz naranja marcan los minutos finales de su hogar. No siente miedo, solo le consume una patética impaciencia. 
¿Por qué tarda tanto? No les queda mucho tiempo.
Al fin la mujer llega, gato en ristre. De nuevo su absoluta fragilidad conmueve al amante. Es un milagro tenaz. Emocionado, se dispone a honrar la delicada carne con un último beso.
Ripley lanza un breve grito cuando el xenomorfo emerge lentamente desde las sombras.
Si el amante pudiera llorar, lloraría.


2 comentarios:

Unknown dijo...

Me ha sulibellado aunque me costó entenderlo al principio

Unknown dijo...

Normal, yo diría que hay que leerlo dos veces.